Caminata al Frey

El cerro Catedral es mucho más grande de lo que se ve habitualmente desde las pistas de esquí. Uno de los lugares más interesantes que tiene es el entorno del Refugio Frey.

Venía demorando mi subida al refugio hasta que me decidí. La caminata al Frey lleva entre 3 y 4 horas, no tiene mayores dificultades, pero conviene hacerla teniendo alguna preparación física.

Seleccioné una cámara con un par de lentes, una botella de agua de 750 cm3, frutas secas y algo de abrigo para el regreso.

Tardé en subir 3 horas y cuarenta minutos, haciendo 25 minutos de parada para comer, tomar agua y contemplar el paisaje. Me fui encontrando varios arroyos que permitían recargar la botella con agua helada y pura.

Crucé a lo largo del trayecto varias personas que bajaban. Me llamó la atención que todos estaban contentos y saludaban al pasar.

En el refugio había una pareja que atendía muy amablemente, y me prepararon un sandwich tostado de jamón y queso y además tenían cerveza artesanal. Excelente y a buen precio.

Había varias personas arriba y me parecieron bastante más hoscos que los que me crucé bajando. Una de dos: habían bajado todos los buena onda y quedado arriba los amargos, o dependiendo del ámbito en que se encuentren socializan en mayor o menor medida. En fin…

Refugio Frey - Cerro Catedral

El entorno

Mi objetivo era el paisaje, maravilloso hacia donde uno mire:

Desde el refugio Frey

Al estar el refugio ubicado dentro de un valle, las agujas del Catedral ocultan temprano la luz del sol, pero aún así alcanza a reflejarse en algunas de las crestas de la montaña:

Desde el refugio Frey

El valle a continuación es del arroyo Van Titter, por el cual llegué transitando el sendero tradicional:

Desde el refugio Frey

Las agujas del Catedral, que se ven tan bien cuando uno llega al Nahuel Huapi por la ruta 40, cobran otra dimensión al verlas de cerca:

Agujas del Catedral

Laguna Toncek

Al pie de las agujas está la laguna Toncek, que se congela completamente en invierno y me gustaría poder visitar en esas condiciones.

Esta vez me tocó bastante nublado y con viento. Las nubes apenas dejaban pasar un poco de luz y las olas se esforzaban por salpicar la lente de mi cámara. Malas condiciones para lograr una buena foto…

Pero me acordé que había llevado el filtro ND 3.0, que disminuye el paso de la luz y permite hacer exposiciones de muchos minutos de duración durante el día. De esa manera se difuminan las nubes, que circulaban rápido de derecha a izquierda, y también las olas, que se ven como si una seda cubriera la superficie del agua.

Mi cámara permite ser controlada vía wi-fi a través de una app en el celular, así que la apoyé lo más firme que pude en una roca fuera del alcance de las gotas de agua y conseguí la primer foto que me gustó, con estos parámetros: 16mm – f/16 – iso 100 – 183 segundos.

La edité en Lightroom y Photoshop, primero disminuyendo un poco la luminosidad en el cielo, quitando el color azul que aparecía en la nieve, aumentando el reflejo de luz en el agua y por último suavizando más la superficie de la laguna aplicando disminución de ruido:

Crepúsculo en laguna Toncek

La que más me gustó de todas fue la última. Noté que la luz había disminuido mucho y arriesgué a exponer durante 308 segundos con los mismos parámetros anteriores. Tuve la suerte de captar esos pocos minutos cuando las nubes se tiñen de los colores crepusculares:

Caminata al Frey. Crepúsculo en laguna Toncek.

El proceso de esta última foto fue muy similar al que mencioné antes, aumentando levemente la saturación de color en las nubes.

Regreso en la oscuridad

El día se estaba yendo rápido, así que guardé todo en mi mochila, me abrigué y comencé a bajar. Quería hacer la primer parte del camino con algo de luz, porque hay que vadear un arroyo y pasar por tramos con rocas bastante grandes.

Al inicio del trayecto los árboles no son muy altos debido a las condiciones climáticas exigentes, ya que el refugio está al límite de la zona de vegetación.

Una vez dentro del bosque cerrado, con árboles muy altos, se me hizo de noche completamente. Estaba nublado y no había luna, así que tenía que confiar en la linterna que llevaba para encontrar el sendero. A veces no es fácil ya que la luz tiende a uniformizar todos los tonos y lo que tenía contraste durante el día lo carecía en la oscuridad.

Mi linterna tiene un modo de ahorro de energía, y cada determinada cantidad de minutos se apagaba, quedándome cubierto por la negrura más absoluta (al menos por un instante). Al principio nerviosamente intentaba encenderla, luego el proceso se fue haciendo más natural.

Por suerte una sola vez dudé, y luego de dar un par de vueltas, pude retomar el camino. La presencia de hojitas en el suelo, que sentía al pisar, era útil para reconocer la falta de tránsito y por ende el camino equivocado.

Sentir el entorno

No había viento y el bosque se había sumido en un silencio total. Salvo algún ave que esporádica y tímidamente cantaba a lo lejos, o los arroyos que cada tanto se anunciaban a mi izquierda o derecha, no había más ruidos.

Es toda una prueba encontrarse con uno mismo en esas condiciones: más allá del círculo de luz hay un mundo que se intuye pero no se ve.

El ruido del agua toma una gran preponderancia. Al escuchar que se alejaba me daba una cierta inseguridad, y al revés cuando lo escuchaba más fuerte. Me servía también para tener de referencia por dónde iba, ya que a la ida había memorizado y tomado como referencia para el regreso.

Puedo definir esta experiencia como una conexión intensa con el entorno natural que me rodeaba.

Les recomiendo que la hagan alguna vez en su vida. En solitario o acompañados.

Muchas gracias por mirar, y leer.

Mariano

PD: A continuación está el resumen del recorrido, y si hacen click en la imagen los lleva al detalle del mismo en la página de Runkeeper.

Caminata al refugio Frey

Comments

  1. Jaja los personajes oscos seguramente sean escaladores, no nos gusta compartir ese paraíso. La proxima subite al filo a mirar el valle del rucaco o al col de la izquiera que mira al van titter y tiene otra herradura de agujas tremenda son 2/3horas mas, desues dormis ahi

    • Jaja… Gracias por el dato Martín. Tengo que ir con más tiempo, hace unos años subí al filo pasando la segunda laguna, quisiera repetir todo eso. Te mando un saludo.

  2. De una belleza indescriptible te felicito !!!!y una hermosa experiencia tu relato me llevo a ese lugar muchas gracias por compartir 😊

  3. Sonia. says:

    Excelente!!!Muy lindos recuerdos para mi…..

  4. Marianito estoy fascinada con tus relatos tan profundos, es como estar con vos acompañandote, me encantaria hacer el rocorrido que muestras, es maravilloso, muchas gracias por tus preciosos comentario, estoy encantada, un abrazote!!!

  5. Maria Jose Miraglia says:

    Muchas gracias! Un hermoso paseo pude dar, con las imágenes y palabras que nos regalaste!

  6. Anónimo says:

    Espectacular….!!? Todo las fotos las explicaciones. una maravilla ….FELICITACIONES.

  7. Tremenda aventura. Recomiendo hacerla de día temprano y volver antes del anochecer. Sino quedarse arriba en el refugio. Son muy buena onda la pareja que cuida el refugio.

Dejar una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: