Crepúsculo de la Trochita en la estepa

Mi familia por parte de mi padre tiene conexión con Ingeniero Jacobacci, ya que ése fue el destino de mi abuelo Fermín Srur cuando emigró desde Líbano en 1919. Incluso tengo parientes allá, y gracias a mi prima Eyeni Surur conseguimos que Jeremías Aguilera, amigo de su familia, nos hiciera un recorrido guiado por los talleres ferroviarios de la localidad.

Sede de la mítica Trochita, Jacobacci concentró una actividad ferroviaria muy importante desde mediados de la década de 1910 y fines de los años ochenta.

Actualmente la empresa estatal Tren Patagónico es la que se ocupa de mantener estas maquinarias. Jeremías comenzó a trabajar hace unos años en la restauración de las locomotoras y vagones que se utilizan para hacer charters turísticos a distintas estaciones de la línea. Es joven y representa a una nueva generación de trabajadores ferroviarios que han aprendido y aman su oficio.

Da gusto escuchar sus explicaciones sobre cómo se las ingenian para poner en funcionamiento las calderas antiguas y cómo las han reconvertido para utilizar gasoil, ya que el fueloil que utilizaban originalmente no se consigue más en el mercado.

En uno de los talleres encontramos una locomotora a vapor de trocha normal, que hacía la excursión entre Bariloche y la estación Perito Moreno, pero que actualmente no está en funcionamiento:

Antiguo tren a vapor Jacobacci

Antiguo taller Ferrocarril Roca Jacobacci

Los trabajadores ferroviarios han respetado detalles históricos que todavía se pueden encontrar dentro de las instalaciones:

Instructivos antiguo ferrocarril Jacobacci

Los talleres conservan ese aire antiguo que caracteriza tanto a la Trochita:

Una foto publicada por Mariano Srur (@marianosrur) el

También hay vagones restaurados, que son los que transportan a los turistas extranjeros de los charters:

La Trochita Esquel Jacobacci

Subiendo a una locomotora, Jeremías explica con detalle la función de cada uno de sus mandos, y les puedo asegurar que no es nada fácil controlar esa maquinaria:

Una foto publicada por Mariano Srur (@marianosrur) el

Dentro del silencio del taller me conmueve encontrarme con esta escena:

Taller de la Trochita Jacobacci

El vagón tender de la locomotora a vapor también aporta su presencia al conjunto. Es el encargado de llevar agua y combustible para que funcione el motor:

Vagón tender la Trochita

Atardecer y crepúsculo

Agradecemos a Jeremías por el tiempo que nos dedicó y continuamos hacia el Oeste de Jacobacci, donde luego de unos kilómetros, encontramos un cementerio al aire libre de vagones de la Trochita:

Vagones de la trochita abandonados en la estepa

Según cuenta Antonella Chameli, estos vagones estaban en la playa de maniobras en el centro de Jacobacci, sometidos crecientemente al vandalismo luego de la clausura del ramal, así que se tomó la decisión en la década de 1990 de mudarlos a esta ubicación:

Vagones de la Trochita en la estepa

Es sobrecogedor caminar a lo largo de decenas de vagones, abandonados a su suerte en la estepa:

Cementerio de vagones de la trochita

Fueron protagonistas del momento de esplendor de la actividad ganadera y minera en la región, y ahora esperan muy lentamente su final en estas vías muertas:

Vagones abandonados de la Trochita

El proyecto ferroviario original contemplaba unir este ramal desde Esquel al ferrocarril del Valle de Chubut, que llegaba hasta Puerto Madryn, pero jamás se completó.

Se mezclan sensaciones opuestas dentro de mí: alegría por presenciar este lugar y momento, y melancolía por lo que pudo ser…

Baja el sol y soy testigo, en el más amplio sentido, del crepúsculo de la Trochita en la estepa:

Crepúsculo de la Trochita en la estepa

Muchas gracias por mirar.

Mariano

Comments

  1. un viaje al pasado…con aire de nostalgia..viendo la desidia de politicos y gobernantes que pudiendo hacer historia ..se dejan apoltronar tras sus escritorios…y..en vez de formar parte de la historia prefieren desecharla…en otros paises…se hubiera declarado patrimonio de la humanidad….aca…es solo chatarra.y por ese sendero…vamos…

  2. José says:

    Este camino
    ya nadie lo recorre,
    salvo el crepúsculo

    Haiku de Matsuo Basho(1644-1694)

  3. Excelente relato y los documentos gráficos son… me ponen la piel de gallina. Sigo siempre sus publicaciones, me hacen viajar desde mi casa. Desde acá mi agradecimiento.

  4. Me encantaron las fotos Mariano. No tuve nunca el privilegio de andar en esta Trochita, pero espero hacerlo algún día. Realmente la atmósfera de antigûedad se notan perfectamente en las fotografías. Como siempre una maravilla las fotos y el relato lleno de nostalgia. Un gusto.

  5. Anónimo says:

    Como siempre, un trabajo excelente ! Felicitaciones Mariano …

  6. Muchas gracias mariano por mostrarnos parte de los restos de la trochita. Para mi es muy conmovedor, mi padre trabajo en el ferrocarril de Esquel a Jacobasi . Mi primer viaje en tren fue desde Esquel a Jacobasi en 1956 y desde allí a Bs As. no Volvi hasta después de muchos años y fue en avión….

  7. Mariano, en Esquel todavía esta la trochita y sigue haciendo sus viajes 🙂

  8. Anónimo says:

    Gracias Mariano!!!a por recordarnos a la histórica trochita. Tuve la , oportunidad de viajar varias veces en ella. Donde la salamandra
    encendida nos daba excelente calefacción. y donde se podía calentar agua si se deseaba. Una gran pena que algo tan histórico y a su vez ecológico no se conserve para transitar esa parte de la estepa patagónica.
    Gracias.

  9. ” Se mezclan sensaciones opuestas dentro de mí: alegría por presenciar este lugar y momento, y melancolía por lo que pudo ser…” — Tal cual, mi sensacion tambien. Que bueno seria que eso se revitalice, que se termine mas alla del paso del tiempo… cuantos suenios que hubieron y quedaron truncados…
    emotivas las fotos, como siempre.

Dejar una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: