En Cueva de las Manos

Llegué a Cueva de las Manos habiendo salido desde Gobernador Gregores, donde hice noche. Terminé de orientarme sobre cómo llegar luego de una buena charla con el dueño del parador de Bajo Caracoles, un paraje alejado de todo en medio de la estepa patagónica.

Aproximando Bajo Caracoles:

Llegando a Bajo Caracoles

La ruta 40, por la que venía, estaba en plena obra de asfalto, por lo que el desvío que tenía que tomar a la ruta 97, no estaba bien definido. Pero gracias a las explicaciones pude ingresar sin problemas. Luego de unos kilómetros aparece muy destacado en el paisaje el Cerro Chato, que es un resto de un antiguo volcán:

Cerro Chato

El cañadón del río Pinturas aparece súbitamente, sorprendiendo por sus paredes rocosas de hasta 200 metros de altura y lo verde y lleno de vida que parece en contraste con su entorno árido.

Me transmite inmediatamente esa sensación de lugar mágico, sagrado, que sentí también en varios sitios donde nuestros antepasados decidieron dejar su marca a través de pinturas o petroglifos:

Pinturas en Cueva de las Manos

El servicio de guías en este sitio declarado Patrimonio de la Humanidad, es muy bueno. Todo lo que transmiten es muy relevante, y no tienen inconvenientes en responder las preguntas más variadas sobre el lugar. Además se encargan de proteger las pinturas rupestres, que han sido objeto de vandalismo hace años.

La imagen a continuación representa una cacería de guanacos de hace miles de años. Según lo que se cree, ocurrida del lado de opuesto del cañadón donde se pintó, ya que guarda una similitud sorprendente con sus accidentes geográficos, vean para comparar la imagen que sigue a ésta, con la hendidura en la pendiente y los barrancos superiores e inferiores que sirvieron para el acecho de los cazadores:

Escena de caza en Cueva de las Manos

Valle del río Pinturas

Hay una gran diversidad de pinturas a lo largo de los 600 metros que ocupa el sitio arqueológico:

Más pinturas en Cueva de las Manos

Hacia el final del recorrido, el cañadón del río Pinturas sorprende nuevamente con una escena imponente, otro precipicio gigantesco. En las alturas y difíciles de captar por mi cámara en ese momento, sobrevuelan una pareja de cóndores:

Acantilado del valle del río Pinturas

Emprendo el regreso con la intención de llegar a Los Antiguos para hacer noche. Un atardecer maravilloso me va a sorprender en el camino, las fotos que saqué las publico la próxima semana.

Muchas gracias por mirar.

Mariano

Comments

  1. Natalia Erbin says:

    Bellisimas tomas fotográficas! Retratas muchisimo más de lo q es el lugar, no conozco el lugar pero de la manera q haces la descripción e interpretación incentivan a conocerlo. Gracias por compartirlas!

  2. Rolando Lobos says:

    Hola Mariano, gracias por compartir tus fotos. Inmensamente hermosa nuestra patagonia.

  3. Que buen trabajo Mariano, excelente. Veni a TIF a copiar, te esperamos

  4. Muchas gracias por compartir estas fotos magníficas!!!!, hemos estado por todos esos lugares y los recuerdos son imborrables.

  5. A. BEATRIZ DEL BLANCO says:

    LA EXPLICACION QUE DAS. ES TODO CAMINO ASFALTADO O ES TODO RIPIO? M. GCIAS.

Dejar una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: