Esos paisajes se aferraron a su mente

Darwin, recordando su paso por la Patagonia en el libro El viaje del Beagle (1836), escribió que frecuentemente cruzaban por sus ojos imágenes de esas tierras desérticas, que sólo podían ser explicadas por palabras negativas como la falta de agua, de árboles, de habitantes… Y que no entendía cómo esos paisajes se aferraron a su mente.

Seguramente tenía una visión basada en la utilidad de las cosas, y si no servía para nada, no debería tener ningún valor. Y el paisaje por sí mismo no tenía valor para un científico inglés del siglo XIX, a pesar de su inconsciente que se lo recriminaba. Pero para nosotros afortunadamente no es así. María Fernanda Martins lo mencionó en una de las fotos que publiqué en Facebook hace unos días.

Y no pude evitar recordarlo mientras fotografiaba una tormenta en formación cerca del río Collón Curá la semana pasada:

Esos paisajes se aferraron a su mente.

A pesar de no ser una hora ideal porque el sol estaba bastante alto en el horizonte, las nubes ayudaban a filtrar su luz, produciendo reflejos proyectados como reflectores en distintos colores, y también contrastes.

Nota para fotógrafos: Esta imagen es una de las primeras de paisajes que saco con una cámara de fotos nueva, la Sony a7II, que junto con el zoom Sony FE 70-200mm f/4 hacen un conjunto maravilloso. Las fotos tienen un rango dinámico espectacular. También estrené el zoom Sony FE 16-35mm f/4, otra maravilla de la técnica. Pronto voy a estar subiendo nuevas imágenes y tal vez algún comparativo con el sistema m4/3 de Olympus.

Muchas gracias por mirar.

Mariano

Comments

  1. El momento justo…en el lugar adecuado y…el ojo que lo captö antes que la cámara…..perfecta combinación!!!!!!!

Dejar una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: