Igual la belleza está en todos lados

El verano pasado fui unos días a la playa junto a mi familia. Esperaba fotografiar amaneceres, atardeceres, noches… Pero por una de esas casualidades nos tocó un temporal de lluvia que terminó acortando la estadía. Sólo se podía estar dentro de la casa en un lugar bastante agreste que no tenía atracciones extra, más allá de la naturaleza.

Igual la belleza está en todos lados; sólo es que, a veces, hay que buscarla un poco más… Aprovechamos cada momento disponible en que la lluvia disminuyó, para salir. Las nubes bloqueaban permanentemente los rayos solares y el paisaje tenía un tono gris bastante uniforme, salvo un momento durante aquél atardecer que la capa de nubes redujo su espesor, y dejó reflejar una gran variedad de tonos:

Atardecer en La Pedrera. Igual la belleza está en todos lados.

Caminando por el pueblo más cercano, encontré este faro bajo un cielo lleno de nubes como algodones, que filtraban la luz en haces de rayos bastante definidos:

El Faro de La Paloma

En la siguiente publicación voy a subir fotos de una clase que habitualmente no frecuento, pero que me interesa muchísimo: fotografía urbana en un pequeño pueblito de Uruguay.

Muchas gracias por mirar.

Mariano

Comments

  1. Mariel Paz says:

    Està hermosa la foto del faro, me encantò, me recuerda a los marineros que no veìan las horas de ver una luz para saber que estaban llegando a sus hogare, muy bonita, te felicito Maiano
    La foto del cielo dorado es maravillosa, ese color tan càlido con esa tierra tan ancestral.

Dejar una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: