Incidente en la estepa

El pronóstico del tiempo me preocupa, demasiados días nublados que conspiran contra las fotos por las que llegué hasta Calafate. Arriesgo y me largo a transitar el camino hacia Chaltén sin imaginarme que me esperaba un incidente en la estepa.

Había sido un día frío y hacia el oriente de Lago Argentino se levanta una fina capa de niebla, surgida inesperadamente al atardecer y que se entrevera con los colores cálidos del final del día:

Sol y niebla en la estepa

Atardecer y niebla en ruta 11

Niebla en ruta 11

Incidente en la estepa:

Llego hasta la tranquera después del atardecer. Ya no hay suficiente luz y tengo que alumbrar con las de la camioneta para ver si hay un candado que me impida el paso. No estoy seguro. Me bajo y confirmo que sí: dos candados pequeños ajustando bien fuerte la cadena.

“No vayas porque hay un viejo mala onda, a mí me sacó cagando la última vez que fui.” Me había advertido un amigo.

Pero yo quería ir a pedir permiso para fotografiar el observatorio astronómico abandonado a orillas del río La Leona.

Resignado, hago marcha atrás y retomo por la 40 hacia Chaltén. Transito unos metros y paro otra vez. Me bajo y camino decidido hacia el alambrado. Más arriba hay una loma desde la que me parece hay una buena vista del observatorio. Quería ver qué tan lejos estaba la casa que se veía desde la imagen satelital.

El alambrado está muy ajustado y me cuesta pasar mi cuerpo. Subo la loma y nada, desde ahí no se ve ni siquiera el observatorio. Camino hasta otra loma que está más allá y ahí sí, se ve todo claro: La casa y el observatorio, y los dos están cerca. No se ven luces ni movimiento. Me quedo mirando un rato pero cada vez queda menos luz crepuscular y decido volver a la camioneta.

Desando mis pasos tranquilo, pensando que ya habrá otra oportunidad. Súbitamente siento el frío del invierno que recién empieza y me ajusto la capucha de la campera.

Cruzo el alambrado con dificultad otra vez y me detengo a mitad del trecho que me separa de la camioneta. Escucho atentamente si hay ruidos de motores. Nada, silencio, ni el viento sopla. Me dedico a sentir ese momento.

Entonces escucho un cascabel a mi izquierda. Por un instante mi mente no lo cree. Pero miro en esa dirección y en la penumbra hay tres perros de buen tamaño corriendo hacia mí, sin ladrar ni detenerse.

“Que lo re parió”, pienso mientras empiezo a correr los 15 metros que me separan de la camioneta, buscando frenéticamente en mis bolsillos las llaves, porque la había dejado cerrada.

Logro abrirla en el último paso y con un salto me meto adentro y arranco. Ni me detengo a mirar atrás.

Me río mientras acelero. Zafé esta vez.

Chaltén nocturno:

Después de un buen rato llego a El Chaltén. Qué lindo pueblo,se ve muy atractivo incluso en temporada baja sin la vida que le da el turismo.

Tengo que esperar algo más de una hora la salida de la luna llena, y mientras tomo un café en el bar de la estación, pido prestados una lapicera y una hoja para escribir sobre lo que me había pasado.

Finalmente manejo hasta uno de los miradores del camino de ingreso y logro captar estas dos imágenes, una del cordón del Fitz Roy/Chaltén recortado sobre la noche estrellada:

Y otra de la Vía Láctea elevándose sobre el Lago Viedma, la Cordillera de los Andes y el Campo de Hielo Sur:

Vía Láctea sobre Glaciar Viedma. Incidente en la estepa.

Muchas gracias por mirar.

Mariano

Comments

  1. Me encanta lo que haces. Experiencia, fotografías, viaje, meditación. Gracias por compartirlo.

  2. Claudia says:

    Ya que estoy chusmeo todas las fotos y me divierto con tus pasos. Me asuste cuando lei….cascabel. Igual imposible. Me encantaría acompañarte en algún viaje por aquí!!!😊

  3. Anónimo says:

    maravilloso!!!

  4. Elena Gravdal says:

    Hace un tiempo que te sigo. A mi me encanta la Patagonia y la reflejas estupendamente. Tus fotos son magnificas Gracias por compartirlas

  5. Nicolás orquera says:

    Impecables las fotos!! Y que adrenalina que te corran los perros jajaja 😂

  6. Anónimo says:

    Muy interesante el relato, aunque te confieso que pensé que era una serpiente y no perros. Las fotos maravillosas!!!!

  7. Anónimo says:

    Genial, Mariano!!. El relato y las fotos….uno queda con ganas de saber y ver mas. Una pregunta: Que te llevo a recorrer de esta forma , y plasmar asi la Patagonia? Sos de Roca, me lo dijiste, cuanto hace que te dedicas a la fotografia? Hay arte , con estilo propio…admirable!!

  8. Te hago una pregunta de donde salieron los perros si no los habis visto mas tampoco escuchado,buena tu historia slds…

  9. Claudio merlo says:

    Buen relato….. y buenas piernas jajajaja. las fotos espectaculares!! Saludos. Claudio.

Dejar una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: