Muy pronto iba a cambiar todo

Siempre me gusta cruzar a Chile por el Paso Cardenal Samoré. El nombre del paso por sí mismo es todo un símbolo: Antonio Samoré fue el enviado especial del Papa Juan Pablo II (que había asumido su cargo apenas meses atrás) que evitó la guerra entre Chile y Argentina en el año 1978. Imagínense las terribles consecuencias que una guerra hubiera tenido: la destrucción de personas, propiedades, ecosistemas, el odio… Hubiera sido un insulto a la memoria de San Martín y O’Higgins, hubiera sido un insulto a la historia… Pero me fui un poco del tema.

En este paso fronterizo hay un gran desnivel entre la aduana de los dos países, y tiene un atractivo escénico impresionante. El estratovolcán Pantojo, extinto, es una de las maravillas del lugar. La foto es de mayo de 2011, antes de la erupción de otro volcán cercano de su misma clase, pero activo: el cordón Caulle, que hizo una erupción explosiva apenas unos días después que saqué esta foto:

Muy pronto iba a cambiar todo

En ese momento no podía imaginarme que muy pronto iba a cambiar todo el paisaje. La vegetación murió y el suelo fértil quedó cubierto bajo capas de cenizas y rocas. Pero pensándolo en retrospectiva, el mismo Pantojo ha erupcionado de la misma manera mucho tiempo atrás y con los mismos efectos que la erupción del Caulle. En ese ciclo de muerte y resurrección de la naturaleza, nuevas plantas y animales volverán a poblar este lugar.

Muchas gracias por mirar.

Mariano

 

Comments

  1. Maravillosa fotografía y excelente reflección positiva. Un abrazo.

  2. Caros Serrano says:

    Maravillosa fotografía… excelente comentarios. Gracias amigo

  3. Luis R. Molina says:

    ¡Excelente!

  4. hermosas fotos ,yo soyun fofografo aficionado y mi camara sale conmigo a todos lados y en todo momento.

  5. Marta says:

    Tus fotos son magníficas, y los relatos de las mismas son maravillosos

Dejar una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: