Ola de frío

A mediados de julio tuvimos una ola de frío en la Patagonia, y con un grupo de amigos nos adentramos en la estepa para fotografiarla. A 200 km al sur de General Roca el camino llega a más de 1200 m sobre el nivel del mar, y la temperatura baja drásticamente. La máxima aquél día no subió de -2º C. La sensación térmica fue mucho menor en todo momento, ayudada por una brisa implacable. Era fundamental abrigarse mucho para poder enfrentar la intemperie.
Aún así, el dron no tuvo problemas para funcionar en ese clima cuando saqué la primer foto de la serie.

Una publicación compartida por Mariano Srur (@marianosrur) el

_ _ _ _ _
La nieve estaba más al sur de lo que esperábamos, así que la alcanzamos recién durante el crepúsculo. Decidimos seguir avanzando con precaución mientras la temperatura llegaba rápidamente a los -7 grados. En la foto Nico se acerca con su camioneta mientras mis manos, sin guantes aún, comienzan a perder sensibilidad rápidamente.
Para los fotógrafos: Usé un lente Canon 100-400 mm con un adaptador para Sony FE; la foto está sacada sin trípode: es una maravilla cuando se combina el sistema de estabilización 5 ejes de la cámara con el del zoom. [iso 2000 – 400 mm – f/5.6 – 1/80 “]

Una publicación compartida por Mariano Srur (@marianosrur) el

_ _ _ _ _
El día se iba rápido mientras una brisa suave aumentaba el efecto del frío; de repente me preocupé al tener que desviar la vista desde donde soplaba el aire: sentía que empezaban a congelarse mis ojos.
Preparé la cámara en el trípode para registrar los últimos rastros de luz en el horizonte, que contrastaba con la nieve congelada en las plantas y el suelo.
Me da la sensación que capturé el color del frío en esta foto 🙂
[iso 100 – 16 mm – f/8 – 0.8 “]

Una publicación compartida por Mariano Srur (@marianosrur) el

_ _ _ _ _
Decidimos esperar a que llegara el crepúsculo astronómico, sinónimo de noche absoluta. La ausencia de luna y nubes garantizaba una visibilidad privilegiada del núcleo de la Vía Láctea.
Entre mates y comida llegó pronto la hora. No podíamos creer la maravilla que nos regalaba el cielo patagónico. El asombro fue más fuerte que el frío, que ya llegaba a los -9 grados.
A simple vista se veían muchísimas estrellas, también satélites y estrellas fugaces. La exposición prolongada con la cámara captó mucho más aún. (En la foto pude contar hasta siete estrellas fugaces).
[iso 6400 – 16 mm – f/4 – 25 “]

Una publicación compartida por Mariano Srur (@marianosrur) el

_ _ _ _ _
Durante el regreso hicimos algunas paradas más. En una de ellas destacaban unas rocas cubiertas con nieve, y arriba, la Vía Láctea. Nico alumbró con las luces de posición de su camioneta y Pablo con su linterna para ayudarme a conseguir esta foto.
[iso 6400 – 16 mm – f/4 – 30 “]

Una publicación compartida por Mariano Srur (@marianosrur) el

_ _ _ _ _
La última parada fue para la foto grupal. La temperatura había llegado a -9,5 grados y la sensación térmica quién sabe a cuánto…
Me bajé a preparar el trípode y la cámara. Cuando estuvo todo listo, bajaron todos de las camionetas (que iluminaron el primer plano con las luces de posición) y posamos durante 30 segundos en el desvío al paraje Blancura.
[iso 6400 – 16 mm – f/4 – 30 “]

Una publicación compartida por Mariano Srur (@marianosrur) el

_ _ _ _ _
Muchas gracias por mirar.

Mariano Srur

PD: Pueden ver más fotos de la estepa en estos links:

  1. Paso de altura hacia Mencué
  2. Otra vuelta por el Universo
  3. Hacia la Línea Sur

Comments

  1. Anónimo says:

    Hermoso cielo. Lo que daría por poder mirarlo en ese lugar. Gracias.

  2. Anónimo says:

    Maravillosas y sacrificadas imágenes . Lo que se hace con pasión siempre da resultados sorprendentes. GRACIAS!!!!!

Dejar una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: