Querido Luis

“Soy un hombre con la suerte de poder contar con ambas manos a quienes amo…” Just breathe, Pearl Jam


Al menos una vez al año paso por Chacabuco, en provincia de Buenos Aires. Tenemos parientes allá que siempre es un gusto visitar; mi hija aprovecha y se queda varios días compartiendo con su prima y amigas, mientras sigo viaje a Buenos Aires para hacer diversas cosas. Pero antes de irme o al regresar, salgo a recorrer los alrededores. Está bueno tomarse un tiempo para hacerlo sin apuro. Me fascina la belleza de la pampa húmeda, sus campos, su historia, su gente.

La familia de Luis Garaventa me acompaña cada vez que puede, y gracias a ellos descubrí (por sus indicaciones o compañía) lugares maravillosos. Luis vino la mayoría de las veces; retirado luego de décadas de trabajo en campañas de cosecha, en que manejó cosechadoras, arregló máquinas e hizo de todo un poco. Recorrió de esta forma todos los rincones de la provincia de Buenos Aires, algo de La Pampa, y seguramente de Santa Fé; sus ojos vieron mucho de esta parte de la tierra. Aún despuntaba su vicio haciendo trabajos de herrería, que era lo que a veces le impedía acompañarme, sino él mismo me decía que al día siguiente iríamos a tal o cual lugar, o me explicaba cómo ir por mi cuenta.

De esta manera llegué a Membrillar, una estación de trenes abandonada:

Membrillar

Conversábamos largamente durante nuestros recorridos, tenía tantas historias y anécdotas para contar… También tenía un humor muy especial, no dejaba pasar oportunidad para hacernos reír. “Siempre vas a ser uno más de la familia”, me decía a pesar de mi separación de Gabriela, su sobrina. Lo mencionaba seguido, como sabiendo cuánto necesitaba oírlo en una época muy difícil para mí.

Hace poco tiempo se fue, y hoy lunes 23 de febrero hubiera sido su cumpleaños.

Les dejo una foto de él junto con su hijo Leo, gran pescador y compañero de recorridas también, una tarde que fuimos a pescar tarariras a un arroyo cerca de Chacabuco:

Querido Luis

Querido Luis, donde sea que estés, te recuerdo con un enorme afecto.

Mariano

Comments

  1. Telma Quiroga Lamas says:

    Hola Mariano, hace un tiempo vi tu foto de la estación Membrillares, donde el tren y no pasa. Te confieso que me emocionó, porque donde nací y viví los primeros 4 años de mi vida, el tren ya no pasa. Es en el partido de Gral. Villegas. Pero fue ver tu foto y agregarle una poesía, si te parece bien te la mando por facebook. Vi muchas fotos más y me parecen maravillosas. A varias le agregue poesías porque ellas fueron la inspiración, pero Membrillares me llegó al corazón. Telma Qujiroga ( Meima, según mis hijas)

  2. GUILLERMO. says:

    Mariano, muy buenas y espectaculares tus fotos. Esta tiene un sabor muy especial; si bien vivo en Rosario, soy oriundo de la localidad de O’Higgins y esta foto de la estación Membrillar me traer muy gratos recuerdos de mi infancia. Si algún día estas por la zona podés llegarte hasta la localidad de Agustín Roca, se encuentra por la ruta 188 a 7 Km de la ciudad de Junín; allí hay un Restaurante llamado La Casona del Fiambre Casero, (lo podés ver en la página con ese nombre). Está abierto viernes y sábados por la noche y domingos al mediodía, está muy bueno no solo para comer sino para gatillar un rato; además de las que podés capturar del pueblo. Abrazo.

  3. norma yunis says:

    Hola Mariano me encantan tus trabajos, no sólo las fotos sino las historias detrás de cada una de ellas. Tenés buen ojo y un gran corazón para la fotografía

  4. Hector R. Mila says:

    Que historia entrañable Mariano, como reconforta leer este tipo de cosas, esos rostros transparenta la nobleza y la bondad de estas personas.

  5. Hola Mariano!mami ayer me dijo “visto qué linda la foto y el recuerdo del Tío Luis que hizo Mariano?”; y me llevó a abrir este facebook, que aún hoy no logro llevarme bien. Me encanto leerlo!!y las fotografías son esplendidas!!!El tío te quería mucho!; y es como vos decís, siempre hay una anécdota y risa de por medio, cuando se habla del “Gara”. Tuve la suerte de disfrutar muchos momentos con él, con la Tía Mande y mis primos; y se nos fué demasiado pronto. Pasar su cumple sin él, fué un trago demasiado amargo…y leerte me hizo bien. Gracias por compartilo!un beso

Dejar una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: