Supersticiones al sur del paralelo 39

La Patagonia fue y será siempre fuente de supersticiones. Lo sucedido y lo imaginado muchas veces se conjugan para crear esa creencia mágica. Nosotros mismos, habitantes de esta inmensidad, creamos nuestras propias realidades en base a la manera que la observamos y medimos con nuestra limitada percepción.

Les dejo unas palabras de Gustavo Scattareggia al respecto:

Aquellos que no poseemos fe estamos condenados a supersticiones sutiles pero poderosas. Será un presagio perturbador tomar un puñado de confites y que ninguno de ellos sea amarillo. Observar a un gato cazando un gorrión será particularmente sombrío en un día sombrío. Descubrir que nos hemos quedado sin café en un amanecer hostil será devastador.
La contrapartida serán pequeñas señales de la providencia como llegar al banco y ser el primero en la cola; encontrar un libro que uno compró como una ganga a un precio descabellado será una experiencia de iluminación; coincidir en hora, lugar y oportunidad con la mujer amada en secreto, es un guiño indudable de las fuerzas superiores que rigen el universo. La paradoja es que para aquellos que carecemos de creencias formales, ponemos toda nuestra fe en la visión que nos da de la vida cada advenimiento casual, cada milagro cotidiano, cada santo encubierto que se nos cruza en el camino…

Eso fue precisamente con lo que me encontré en este atardecer en el Lago Argentino, una perfecta conjunción de la Luna llena subiendo en el horizonte, el témpano y la nube que la enmarcaban. Mi momento, mi superstición, mi buen presagio:

Luna llena sobre Lago Argentino. Supersticiones al sur del paralelo 39

La publicación completa de Gustavo la pueden encontrar en este link.

Muchas gracias por mirar.

Mariano

Comments

  1. karogabbyz1 says:

    Tu foto y tus palabras y la cita me transportaron a una tarde en Lloret de Mar, en la Costa Brava, la misma luna pero distinta, otra superstición y otro presagio.
    Gracias!

Dejar una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: