Bajo las estrellas

Hace muchos años que no acampaba bajo las estrellas, sin carpa y sólo con la bolsa de dormir. La última vez fue en el 2006 antes de una excursión de pesca, cuando llegamos la noche anterior al lugar desde donde iniciábamos una flotada por el río Limay Medio.

El verano en la Patagonia norte es excelente para esto, porque en la estepa no baja demasiado la temperatura durante la noche. La mejor excusa fue presenciar la conjunción planetaria que se daba a partir del 27 de enero. ¡Y que todavía se puede ver!, mírenla si no lo hicieron. La decisión de ir la tomamos a último momento el viernes pasado. Por suerte el año anterior descubrimos un sitio que no tiene contaminación lumínica, y las estrellas se revelan en todo su esplendor durante una noche despejada. El pronóstico era favorable así que fuimos con Ken y con Ed, que escribió unas palabras sobre el viaje.

Los últimos kilómetros son dificultosos de recorrer, y transitando la última parte por una huella abandonada hace décadas, llegamos pasando el atardecer. Como queríamos fotografiar la noche, no nos preocupó demasiado y nos dedicamos a buscar un lugar al reparo del viento para preparar la cena, y lo más plano posible para poner las colchonetas. Luego de unos ojos de bife a la plancha de hierro y un vino, nos acomodamos para dormir:

Bajo las estrellas

 Continuar leyendo …