Caminata al Frey

El cerro Catedral es mucho más grande de lo que se ve habitualmente desde las pistas de esquí. Uno de los lugares más interesantes que tiene es el entorno del Refugio Frey.

Venía demorando mi subida al refugio hasta que me decidí. La caminata al Frey lleva entre 3 y 4 horas, no tiene mayores dificultades, pero conviene hacerla teniendo alguna preparación física.

Seleccioné una cámara con un par de lentes, una botella de agua de 750 cm3, frutas secas y algo de abrigo para el regreso.

Tardé en subir 3 horas y cuarenta minutos, haciendo 25 minutos de parada para comer, tomar agua y contemplar el paisaje. Me fui encontrando varios arroyos que permitían recargar la botella con agua helada y pura.

Crucé a lo largo del trayecto varias personas que bajaban. Me llamó la atención que todos estaban contentos y saludaban al pasar.

En el refugio había una pareja que atendía muy amablemente, y me prepararon un sandwich tostado de jamón y queso y además tenían cerveza artesanal. Excelente y a buen precio.

Había varias personas arriba y me parecieron bastante más hoscos que los que me crucé bajando. Una de dos: habían bajado todos los buena onda y quedado arriba los amargos, o dependiendo del ámbito en que se encuentren socializan en mayor o menor medida. En fin…

Refugio Frey - Cerro Catedral

El entorno

Mi objetivo era el paisaje, maravilloso hacia donde uno mire:

Desde el refugio Frey

 Continuar leyendo …

Muy pronto iba a cambiar todo

Siempre me gusta cruzar a Chile por el Paso Cardenal Samoré. El nombre del paso por sí mismo es todo un símbolo: Antonio Samoré fue el enviado especial del Papa Juan Pablo II (que había asumido su cargo apenas meses atrás) que evitó la guerra entre Chile y Argentina en el año 1978. Imagínense las terribles consecuencias que una guerra hubiera tenido: la destrucción de personas, propiedades, ecosistemas, el odio… Hubiera sido un insulto a la memoria de San Martín y O’Higgins, hubiera sido un insulto a la historia… Pero me fui un poco del tema.

En este paso fronterizo hay un gran desnivel entre la aduana de los dos países, y tiene un atractivo escénico impresionante. El estratovolcán Pantojo, extinto, es una de las maravillas del lugar. La foto es de mayo de 2011, antes de la erupción de otro volcán cercano de su misma clase, pero activo: el cordón Caulle, que hizo una erupción explosiva apenas unos días después que saqué esta foto:

Muy pronto iba a cambiar todo

En ese momento no podía imaginarme que muy pronto iba a cambiar todo el paisaje. La vegetación murió y el suelo fértil quedó cubierto bajo capas de cenizas y rocas. Pero pensándolo en retrospectiva, el mismo Pantojo ha erupcionado de la misma manera mucho tiempo atrás y con los mismos efectos que la erupción del Caulle. En ese ciclo de muerte y resurrección de la naturaleza, nuevas plantas y animales volverán a poblar este lugar.

Muchas gracias por mirar.

Mariano