Amanece en Calafate

Amanece en Calafate, pero hace rato que  estoy despierto. Es fácil amanecer allá un 26 de junio, ya que el sol sale a las 09:51 de la mañana.

Hacía media hora tuve que salir corriendo a la calle, porque me había sorprendido el rojo con el que se incendió el cielo antes que asomara el sol:

Amanece en los altos de Calafate

 Continuar leyendo …

Siempre es un buen plan la estepa

Ese día no teníamos muy en claro qué haríamos. Pero siempre es un buen plan recorrer la estepa y encontrarnos con lo que nos depare, así que fuimos en dirección al Oeste.

La camioneta se abría paso por el ripio dejando una estela espesa de tierra. Las reglas no escritas del camino indicaban que había que disminuir la marcha cuando nos encontrábamos otro vehículo de frente, y saludar brevemente con la mano. Los locales respondían a esa señal de cortesía. Cada tanto parábamos a caminar y el viento desafiaba nuestro equilibrio y nuestros abrigos.

El sol aún estaba alto y cubría todo con una luz blanca bastante uniforme que no hacía honor al entorno maravilloso que nos rodeaba. Pero un rato antes del atardecer comenzó la hora dorada, y las cosas se empezaron a poner más interesantes, como en esta colina con una gran cantidad de rocas erráticas, arrastradas hasta ahí durante una glaciación previa:

Rocas erraticas al atardecer

 Continuar leyendo …

El vigía de la manada

A fines de diciembre tuve la oportunidad de subir al Cerro Frías (ver mapa) con dos amigos de Calafate. En Santa Cruz siempre me sorprende la cantidad de guanacos que hay, y en este cerro tampoco fue la excepción; aparecían todo el tiempo durante nuestro ascenso, a veces se asustaban y otras se quedaban mirando con curiosidad. Era cuestión de esperar y aparecía el vigía de la manada a la distancia, como éste que se recorta sobre un barranco, con el Lago Argentino a unos 700 metros más abajo:

Un guanaco. El vigía de la manada.

También sorprendimos a un grupo que estaba descansando muy cerca a la sombra, no nos vimos antes de casualidad, y como el viento soplaba a favor nuestro tampoco nos escucharon. Apenas me dieron tiempo para bajarme y sacar la foto. Ellos estaban concentrados en huir y ponerse a una distancia segura, yo en tratar de congelar en una foto la belleza de los reflejos dorados de su pelo:

La estampida de los guanacos

Según pude averiguar, Argentina es el país donde más ejemplares habitan de esta especie, se habla de más de un 90% de todos ellos. Y no me extrañaría que la mayoría estén en Santa Cruz, porque es un cambio notable cuando uno accede a esta provincia, ojalá tengan oportunidad de presenciarlo los que no lo hayan hecho.

Muchas gracias por mirar.

Mariano