Una noche buena

Verano en Las Grutas. Habíamos tenido la cena de Nochebuena con mis amigos. El cielo nocturno lucía despejado y con la luna llena a pleno, y que no se repetiría en Navidad hasta el año 2034. Una noche buena para hacer unas fotos en la playa de Las Coloradas o Piedras Coloradas. Como conté en la publicación anterior, fuimos con Ken hasta la playa.

Recordaba mientras nos acercábamos al mar que ese trayecto era apenas una huella en mal estado en los años 80. Hoy el camino y la urbanización continúa muchos kilómetros más allá.

La marea estaba bajando y teníamos casi toda la playa a nuestra disposición. No había viento y la temperatura era ideal. La luz reflejada por la luna impregnaba el paisaje y nos permitía ver los detalles del suelo a simple vista:

Luna llena Las Coloradas y Las Grutas. Una noche buena.
 Continuar leyendo …

Una superluna patagónica

La superluna ocurre cuando una luna llena se encuentra en su punto más cercano a la Tierra. La del sábado 22 de junio de 2013 fue muy promocionada en los medios y tuve la suerte de encontrarme en Bariloche para esa fecha. Sin embargo los días previos hubo una alta densidad de nubes y el pronóstico no era alentador. Mi idea era fotografiarla desde la cima del cerro San Martín, frente al Catedral. Llegado el día clave, las nubes seguían con la misma intensidad y ante la inminencia de la salida de la luna decidí arriesgar y subir igual. Arriba estaba muy nevado y frío. Mientras terminaba de preparar la cámara sobre el trípode las nubes empezaron a dispersarse y tuve la suerte de apreciar una superluna patagónica en todo su esplendor:

Una superluna en Patagonia

Unos minutos antes el sol se había puesto en el horizonte, pero todavía quedaban restos de su luz con esos tonos pasteles maravillosos:

Una superluna patagónica en Bariloche

Si quieren aprender más sobre el tema, hay una explicación muy interesante en el blog En el cielo las estrellas.

La próxima superluna es el 28 de septiembre de este año, voy a estar atento.

Muchas gracias por mirar.

Mariano

Entrando en la Buitrera

El Cañadón de la Buitrera queda en plena estepa chubutense. Es una meca de los escaladores, que en los últimos años lo han descubierto por sus características especiales para este deporte: paredes rocosas lo suficientemente resistentes para que no se desmoronen al subir, y muy altas, ya que tiene sectores que fácilmente superan los 200 metros de altura.

Cuando uno va entrando en la Buitrera, de a poco advierte lo que les contaba. No son personas ruidosas, no se hacen notar, cada tanto cruzan el sendero de a puñados. En el momento que creemos estar en absoluta soledad, se oye una exclamación desde un rincón de las rocas que nos recuerdan que no estamos solos. Durante el atardecer que visité este sitio, en enero de 2014, la actividad era intensa, supongo que al bajar el sol se dan las mejores condiciones para la escalada. Aún así uno puede estar consigo mismo, nadie molesta a los demás, una manera perfecta de disfrutar este lugar sorprendente.

Estaba absorto en esto cuando apareció la Luna entre las paredes rocosas, una presencia que me iba a acompañar aún más cuando se hiciera de noche, iluminando lúgubremente el suelo:

La luna en enmarcada en el cañadón

Cuando me encuentro en mi soledad, los pensamientos van y vienen, muchas veces me llevan a los recuerdos de mi niñez, cuando leía a Asimov, Bradbury, Verne, Doyle, Salgari… Me resultó inevitable ver jeroglíficos en estas formaciones rocosas; jeroglíficos que nos dejó la naturaleza para que descifremos parte de su pasado:

Jeroglíficos

Adentrándome más aún y con el sol ya fuera del cañadón, vi esta escena que imaginé lúgubre, creo haber estado en las mismísimas puertas del infierno:

Las Puertas del Infierno

Finalmente, y momentos antes del regreso, los últimos rayos de sol llenaron de colores estas nubes, como si le dieran forma a un espíritu del cañadón:

El Espíritu del Cañadón. Entrando en la Buitrera

El sendero de vuelta lo hice bajo la luz de la luna, no era necesario ayudarse por una linterna, salvo en lugares puntuales.

Quiero volver cuanto antes a este lugar.

Muchas gracias por mirar.

Mariano