Una puesta de sol

Me encantan las puestas de sol. Vamos a ver una puesta de sol…
El Principito, Antoine de Saint-Exupéry

Subiendo hacia el cerro Catedral y en una de las curvas más cerradas del camino, veo a alguien parado en una roca que se eleva unos metros más allá del camino.

Había sido un día sin acontecimientos notables y aquello definitivamente llamó mi atención.

“¿Cómo no se me ocurrió nunca antes subir ahí?”, me pregunto mientras paso. Ni siquiera había sospechado que podría haber un sendero que me lleve hasta arriba.

Espero hasta un rato antes de la hora dorada y me voy caminando con la mochila y el trípode. Cuando llego efectivamente hay un sendero, que luego de unos metros me deja arriba de esa roca que vi más temprano.

Y la vista es fascinante. Hacia un lado tengo el cerro Ventana, acariciado por la última luz cálida del día:

Una puesta de sol en cerro Ventana

 Continuar leyendo …