Días de invierno en Santa Cruz

Mientras Milthon acelera la 4×4 por el sendero apenas marcado, recordamos un par de anécdotas del Neuquén de los noventa, cuando estudiábamos turismo en la Universidad del Comahue.

Pienso qué bueno que nos fue bien y podemos hacer lo que nos gusta.

Ese atardecer queríamos llegar al campo de rocas que tiene una vista privilegiada de Calafate:

El atardecer hoy en Calafate. #Patagonia #Invierno2016 #sonyalpha #a7rII #hdr #earthfocus

Una foto publicada por Mariano Srur (@marianosrur) el

Nos alcanza el crepúsculo, y mientras se encienden las luces de la ciudad, Milthon señala las nubes que amenazan desde la cordillera diciendo “que se viene un pesto”:

Calafate crepuscular. Días de invierno en Santa Cruz.

 Continuar leyendo …

Recuerdos de un amanecer santacruceño

Me levanté muy temprano ese día, tenía que recorrer casi 50 km desde El Calafate para llegar al lugar donde quería fotografiar un amanecer santacruceño cerca de Puerto Bandera. Hacía frío y cuando miré por la ventana de mi habitación estaba totalmente nublado. ¿Cómo iba a lograr sacar una buena foto del paisaje si las nubes bloqueaban el sol del amanecer?. “Hay que arriesgar”, pensé y salí.

Durante el trayecto no había señales de que fuera a despejarse, pero unos minutos antes del amanecer decidí parar, preparar el trípode y la cámara, y esperar. La suerte me acompañó porque a las 6:30 am pude ver cómo estos primeros rayos de sol pasaban entre las nubes, iluminando los acantilados de la costa norte del Lago Argentino:

Un amanecer santacruceño en Parque Nacional Los Glaciares.

El viento, implacable como siempre, barrió con todas las nubes en cuestión de minutos. La luz cálida del amanecer bañaba los cerros en todo su esplendor, aumentando la sensación de inmensidad única que transmite toda esta zona. Al fondo está el Cerro Buenos Aires, detrás del cual se encuentra el glaciar Perito Moreno:

La inmensidad de Santa Cruz

Satisfecho con algunas de las fotos que conseguí, volví otra vez a la ciudad, tenía en mente empacar para emprender el regreso hacia el norte patagónico.

Muchas gracias por mirar.

Mariano

Final del viaje

Hubo una época hace miles de años, en que el lugar desde donde saqué esta foto estaba sepultado bajo centenares de metros de hielo del glaciar que formó el Lago Argentino. Esto no fue un hecho aislado ya que no hubo una sola glaciación, se ha demostrado la existencia de muchos períodos glaciares, que es parte de un ciclo que se repite una y otra vez.

Sin embargo hoy estamos en un período interglaciario, de retroceso de los hielos, pero que volverán a reinar, de eso no tengan dudas. En nuestro tiempo tenemos el privilegio de poder ver el resultado de su tarea al haberse retirado de muchos kilómetros cuadrados de superficie terrestre.

El glaciar Upsala es todavía enorme, y su frente, que flota sobra el lago, desprende regularmente témpanos que emprenden un recorrido que los lleva muchos kilómetros hacia el Este, empujados por furiosos vientos.

Mi amigo Pablo Quinteros había salido a guiar temprano hacia el Parque Nacional Los Glaciares, y cuando volvió a El Calafate insistió en que vayamos más allá de Bahía Redonda para ver uno que había encallado en la costa del Lago Argentino.

Apenas lo vi pensé en que era el final del viaje para un viajero muy antiguo, que tal vez anhelaba su descanso:

Final del viaje para un témpano en el Lago Argentino.

Muchas gracias por mirar.

Mariano