Tormenta eléctrica en Roca

El martes de la semana pasada, estaba a punto de irme a dormir cuando me llama por teléfono mi hija para avisarme de una gran tormenta que estaba pasando por Cipolletti en dirección a Roca. Vi el cielo despejado hacia el río pero al mirar al norte me quedé con la boca abierta al ver que la tormenta era impresionante y estaba llegando a mi ciudad!.
Agarré lo más rápido que pude el equipo de fotos y el trípode, y salí volando a la zona de Paso Córdoba con la esperanza de poder fotografiarla desde arriba de las bardas.

Una vez en el mirador de las Tres Cruces, el espectáculo era asombroso, los rayos no paraban de caer mientras las nubes se iluminaban todo el tiempo:

Tormenta en 3 Cruces

Según la web Tiempo Patagónico, los cumulus nimbus se transformaron en una super celda, que llegó a alcanzar los trece kilómetros de altura:

Tormenta sobre Roca

Luego de sacar decenas de fotos emprendí el regreso, pero tuve que detenerme un par de kilómetros antes del puente sobre el río Negro para fotografiar otra parte más de la tormenta:

Tormenta eléctrica en Roca. Por Jupiter.

En ese momento escucho que se me acerca un animal ruidoso y asustado, que resultó ser un perro simpático que estaba muy desorientado y se quedó conmigo. Finalmente lo subí a la camioneta y lo llevé hasta el puesto de control sanitario del puente, donde amablemente lo recibieron para devolver a sus dueños, ya que concluimos que provenía del barrio que se encuentra detrás.
Al acercarme a mi casa comprendí la magnitud del daño que provocó la tormenta, con decenas de álamos caídos sobre los caminos. El diario Río Negro publicó una nota sobre el tema al día siguiente:

Recortes de la tormenta

En mi casa no había electricidad, pero los relámpagos y rayos se encargaron de iluminarnos durante horas:

Por Jupiter bis

Muchas gracias por mirar.

Mariano

El cielo de Dios

El cielo de Dios y el mesías verdadero.
Por Gustavo Scattareggia.

“Dios totalmente se hizo hombre hasta la infamia, hombre hasta la reprobación y el abismo. Para salvarnos, pudo elegir cualquiera de los destinos que traman la perpleja red de la historia; pudo ser Alejandro o Pitágoras o Rurik o Jesús; eligió un ínfimo destino: fue Judas”.
(Tres versiones de Judas. J.L. Borges)

Un hombre que es universal pero le corresponde a esta tierra salvaje, compuso a un teólogo que promueve a Judas, en lugar de Jesús, como enviado de Dios. Para Niels Runeberg, Cristo es un vehículo para que el mesías verdadero alcance la execración total, para ser completamente hombre y así salvar a la humanidad.

La imperfección le está vedada a Dios: ese cielo del Limay Medio capturado por Mariano (que por cierto será Zahir si insiste en reflejar los rostros ocultos de Dios); encierra momentos de perfección del universo: un atardecer con colores infernales; una tormenta que se debate con el paisaje, un cielo de libélulas, una frontera de oscuridad y desolación y una obstinación de estrellas que niega esa oscuridad, para confirmar la perfección sobre la perfección. Ese cielo de cielos ilustra la imposibilidad de Dios de acceder a la imperfección y lo obliga a crear hombres a quienes los inquieta la traición y la autoexterminación. Ese cielo perfecto como Cristo, que encerraba la divinidad y la humanidad en sí mismo, nos conmueve a ser hombres; a buscar un horizonte de aventuras y de pecados, lejos de la santidad y la perfección.

El cielo de Dios

————————

La foto es en el valle del río Limay Medio durante una tormenta muy intensa que cayó sobre la Patagonia norte, y es la tercera y última de una serie sobre este fenómeno meteorológico. La primera la pueden ver en este link, y la segunda en este otro. Es una exposición prolongada de 30 segundos, con la cámara sostenida por trípode, una longitud focal de 16mm y apertura de f/4, y una sensibilidad de iso 3200. Usé mi cámara Sony a7II, junto con el zoom Sony FE 16-35mm f/4.

Muchas gracias por mirar y leer.

Mariano