Gran Bajo del Gualicho

Transitando la ruta provincial 2 desde Choele Choel en dirección a Las Grutas, encontramos un lugar que muchos frecuentan pero pocos conocen: el Gran Bajo del Gualicho (Ver ubicación). Miles de personas lo recorren por el asfalto de la ruta, desde donde se adivina su gran extensión. Muy pocos saben que es la segunda mayor depresión natural del hemisferio sur con 72 metros debajo del nivel del mar, sólo superada por el Gran Bajo de San Julián, en la provincia de Santa Cruz.

Durante años pasé en dirección a la playa o al sur de la Patagonia, cada vez con más ganas de internarme en la salina que ocupa un gran porcentaje de la superficie del bajo. En el año 2009 junto con mi hija hicimos una visita durante el verano, contratando una excursión en Las Grutas. No tenía mi cámara a mano ya que la había perdido hacía poco en un vuelco de mi balsa navegando el río Caleufu, así que no tengo fotos buenas de ese momento, pero nos sorprendimos con el efecto que produce la delgada capa de agua híper salada que cubre la superficie de la salina. La sal se pega a todo lo que toca, endureciendo la tela de la ropa cuando se seca y dejando en la piel una sensación de suavidad única, difícil de explicar con palabras. Les recomiendo que lo experimenten alguna vez.

Finalmente en febrero de 2015, otra vez veraneando en Las Grutas, fuimos nuevamente a la salina. Llegamos justo para fotografiar los últimos minutos de luz solar. Sólo pude sacar esta foto antes que unas nubes hicieran esconder el sol; miren la sal, adherida a todo:

Sal y atardecer en el Gran Bajo Gualicho

Ahora restaba esperar a que se hiciera de noche, para poder fotografiar las estrellas en esta zona sin contaminación lumínica. Conseguí este autorretrato contemplando el horizonte de agua y sal:

Mariano Srur - Autorretrato en el Gran Bajo del Gualicho

Finalmente llegó la oscuridad. Llamaban la atención las instalaciones de una de las empresas que extraen sal, recortándose entre el horizonte y la Vía Láctea:

Noche en la Salina del Gualicho

Alejándonos unos metros y mirando en dirección al sureste, aparecía otra vez uno de los brazos de nuestra galaxia, mientras que la luz naranja de San Antonio Oeste y Las Grutas le daban un toque cálido a la escena. En la exposición de 30 segundos tuve la suerte de captar un meteorito:

La Vía Láctea en Salina del Gualicho

Había conseguido lo que buscaba. Pero el Gran Bajo del Gualicho esconde muchos lugares más: islas, cañadones, restos fósiles, barrancos… Es un lugar al que siempre es bueno regresar.

Muchas gracias por mirar.

Mariano

PD: Si quieren aprender más sobre esta zona, les recomiendo leer el libro “Bajo del Gualicho: una Planicie Patagónica Bajo el Nivel del Mar“, de Ricardo F. Masera y Julio C. Guarido junto a otros colaboradores.

Hay varias agencias de viajes en Las Grutas que ofrecen la excursión a la salina. Hay otras excursiones de turismo aventura, como por ejemplo la de la visita al Fuerte Argentino. ¡No se las pierdan!.

El instante que precede el viaje

“No hay nada más bello que el instante que precede el viaje, ese momento donde el horizonte nos visita, lleno de promesas.”
Milan Kundera

Había salido tarde desde General Roca, mi intención era hacer noche en Rawson para continuar viaje hacia el sur al día siguiente. Venía preocupado, consciente de la demora. Tal vez tuviera que postergar mi llegada a Calafate un día más. Pero cuando pasé por el Bajo del Gualicho me detuve. La última vez que había estado ahí fue con mi perra Loba, que había muerto de viejita un año atrás. Se aproximaba una tormenta de verano y me embargó el recuerdo. Recién en ese momento fui consciente del viaje que estaba emprendiendo:

el instante que precede el viaje

En ese viaje visité amigos y recorrí lugares maravillosos como la estepa al este de Calafate; la cima del Cerro Frías; la Laguna Azul; y el campo de rocas entre muchos otros.

Muchas gracias por mirar.

Mariano