Donde nace el Neuquén

Llegamos cerca de Manzano Amargo la noche del 25 de diciembre, en medio de una tormenta de aguanieve y mucho frío.Paramos sobre la costa del río Neuquén, cerca de Manzano Amargo, en un lugar que nadie más visitaría mientras permanecimos ahí.

A partir del día siguiente sería totalmente distinto: saldría el sol y el tiempo sería espectacular durante el resto de la estadía.

Decidimos ir hacia la laguna Varvarco Tapia, siguiendo un sinuoso camino que tiene además muchos vados.

El río Neuquén corre encajonado entre los cerros:

Alto río Neuquén

 Continuar leyendo …

Crianceros del norte neuquino

En la Patagonia todavía se practica la trashumancia, un sistema de pastoreo en el que se traslada los animales de los pastizales de invierno (invernada) a los de verano (veranada). Los crianceros del norte neuquino, como se los conoce, pueden llegar a recorrer hasta 300 km para que sus chivos consigan buena comida y agua.

Resulta que aquí en el invierno, la nieve cubre durante mucho tiempo estos suelos, y cuando se retira hacia principios de diciembre, resurge la vegetación y los arroyos se llenan de agua.

Nosotros estuvimos en el final del ciclo de veranada, a fines de marzo, cuando los crianceros iniciaban su regreso a las tierras más bajas donde su ganado pasaría el invierno. Es muy simple la forma que tienen de darse cuenta: la primer nevada significa que se les está terminando el tiempo. Durante el trayecto muchos de ellos tienen que atravesar tierras altas como las de la Cordillera del Viento, y una demora puede resultar en la muerte de sus animales por frío, o hasta de ellos mismos, en un temporal de nieve.

En la foto a continuación están en pleno arreo al amanecer:

Crianceros del norte neuquino arreando un piño de chivos

Durante el atardecer, los animales quedan en un rodeo para seguir alimentándose y pasar la noche, una de tantas escalas en este viaje:

Atardecer cerca del Domuyo

La magia de la Cordillera del Viento en las inmediaciones del volcán Domuyo, acecha permanentemente a la hacienda y a los arrieros:

Más chivos cerca del Domuyo al atardecer

Creo que por pudor no pude captar algo fundamental de esta gente: su amabilidad y hospitalidad. Al comienzo siempre pueden parecer introvertidos y me pareció que los estaba invadiendo demasiado al sacarles una foto, pero seguramente es una limitación mía nada más. Les recomiendo si pueden llegar a esta zona que visiten a un criancero, compartan un mate, escuchen sus historias y por qué no, le compren un chivito que entregarán ya carneado y con orgullo.

Muchas gracias por leer.

Mariano

Cielos del norte neuquino

Siempre me gusta mirar hacia arriba cuando estoy en cualquier lugar al aire libre. Sino es fácil pasarnos por alto manifestaciones sorprendentes de colores, formas y eventos en el cielo. Las cosas que he visto… En muchas oportunidades por el sólo hecho de estar ahí, en la hora y lugar indicados; otras por prestar atención…

Los cielos del norte neuquino son asombrosos, las nubes tienen una gran variedad de formas, y en las horas mágicas del amanecer o atardecer muestran colores intensos. En un paisaje imponente, el cielo también es imponente.

Las tres fotos siguientes las conseguí yendo hacia los Los Tachos, al norte del pueblo de Varvarco. Tienen pocos minutos de diferencia, a cada rato parábamos para fotografiar el cielo. Las nubes pasan del blanco, al amarillo y por último al rojo:

Cielos del atardecer neuquino

Nubes de un atardecer cerca del Domuyo

Contrastes en los cielos del norte neuquino.

En la próxima entrada de mi blog voy a publicar algunas fotos de nubes lenticulares que, como en el sur, son frecuentes en esta región.

Muchas gracias por mirar.

Mariano