Una escena extraña

“Un buen viajero no tiene planes fijos ni la intención de llegar.” Lao-Tsé (C. 570 A.C. – C. 490 A.C.)

Todos los años vengo una o más veces a Puerto Varas en Chile para pescar los salmones del río Petrohué. Tengo un buen amigo acá, Patricio Rondini, que junto a su familia siempre son excelentes anfitriones. La rutina de pesca varía muy poco: levantarnos tempranísimo para estar en el río lo antes posible. Normalmente llegamos antes del amanecer para que los primeros rayos de luz nos encuentren en el agua pescando. Pero ayer hicimos una excepción, en vez del Petrohué iríamos al río Maullín, donde se pescan principalmente truchas, y no tenía sentido salir tan temprano. Aún así con el amanecer muy cercano, fuimos a buscar a Arturo, guía conocedor de la zona. Había llovido el día anterior y abundaba la humedad en el aire, y los bancos de niebla invadían peligrosamente las rutas.

Sin embargo en una de las subidas estaba despejado, y se desarrollaba en el campo una escena extraña, con las vacas moviéndose muy lentamente, saliendo de la neblina como con dificultad. Me apuré a bajar de la camioneta mientras le pedía a Patricio que por favor me espere unos instantes. No quería perderme la foto:

Una escena extraña

En el trayecto al río tuve que parar algunas veces más, es que el paisaje estaba tan increíble que no podía dejarlo sin registrar. Pero el Maullín nos recompensaría con truchas más allá de lo que esperábamos:

Una escena extraña

Muchas gracias por mirar.

Mariano

Comments

  1. Mirta Coronel says:

    que maravilla!!!!!!

  2. Guillermo alfredo Vallarino says:

    Una foto extraordinaria amigo! Felicitaciones!!!

Dejar una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: