Unas palabras a favor de la Naturaleza

“Quiero decir unas palabras a favor de la Naturaleza, de la libertad total y el estado salvaje, en contraposición a una libertad y una cultura simplemente civiles; considerar al hombre como habitante o parte constitutiva de la Naturaleza, más que como miembro de la sociedad.”
Caminar (1861), H. D. Thoreau.

Hay unos 117 km en línea recta desde el lugar donde saqué la foto, en bajada de Collón Curá, hasta el volcán Lanín que está en plena cordillera. La única intervención humana importante en todo ese trayecto es Junín de los Andes, del que se alcanza a ver un pequeño resplandor a la derecha y abajo del Lanín. Después cada tanto hay algún poblador en las estancias. La Patagonia es inmensa, agreste y muchas veces desolada.

Volcán Lanín en la estepa nocturna. Unas palabras a favor de la Naturaleza.

Recuerdo la frase “Hay que poblar la Patagonia”, ahora casi olvidada pero que escuché mucho durante mi vida. La idea sin embargo no se abandonó, sólo cambió de nombre. Viene sin dudas desde la perspectiva de ver el desarrollo de una sociedad a través de su expansión ilimitada explotando recursos que supuestamente también serán ilimitados. La Patagonia tiene una baja densidad poblacional y muchos recursos minerales, pesqueros, valles fértiles, paisajes hermosos; y según el criterio que mencionaba, está siendo “desaprovechada”. En cambio, en base a lo que he visto a lo largo de mi vida, me parece que nada está más lejos de la realidad. La injerencia humana trae cada vez más consecuencias negativas en el entorno. Las personas al agruparse en ciudades que no tienen límite a su expansión, se aíslan de la naturaleza y la ignoran. Un problema que veía Thoreau ya a mediados del siglo XIX.

El calentamiento global, la superpoblación, la extinción masiva de especies, el agotamiento de los mares, los desechos de nuestra civilización que llegan hasta el último rincón del planeta, nos hablan de la necesidad de imponernos un límite. Nuestro sistema económico actual nos alienta al exceso. Somos el cáncer de nuestro planeta. El cambio empieza por cada individuo. ¿Somos parte de una sociedad o antes que todo de la Naturaleza?. ¿Estaremos a tiempo?.

Gracias por mirar y leer.

Mariano

Comments

  1. Sergiavo says:

    Pasa que casi todos quieren vivir amontonados en las ciudades, donde los capitales del lugar no te atrape para el arado. Todos quieren ser mancha papeles y cagar más altos que el culo. Pero también es cierto que, las posibilidades para los nuevos colonos no son fáciles. En todos lados se paga derecho de piso. En todos lados hay capangas y déspota. En todos lados la burocracia se impone ante el trabajo físico. En todos lados los sueldos son lo único barato…
    Pero en pocos lugares tenés paisajes tan bellos.

  2. Olga Margarita Munoz says:

    Muy buena tu reflexión Mariano y creo que debemos ponernos las pilas para no seguir maltratando a nuestra casa grande.
    Magnífica foto la que sacaste, ese cielo estrellado no se aprecia en las grandes urbes por la contaminación lumínica!!!!!

    • Muchas gracias Olga!!!, es sorprendente lo que podemos ver en el cielo alejándonos de las grandes ciudades… Incluso había luna llena, que iluminaba el campo, pero no impedía que se muestren las estrellas.

  3. Susana Roberts says:

    Maravillosa tu reflexión, tu aporte, tu mirada a través del lente sobre una Naturaleza que debemos cuidar, pues hoy esta presente la lucha del hombre contra el hombre y su destrucción, lo que el filosofo Hobbes dijo en su momento, debemos tratar de revertir con voluntad , trabajo y enseñanza a través de nuestro oficio. Te felicito, comparto tu trabajo, abrazos!

    • Muchas gracias Susana!. Cuando era chico miraba el futuro como algo prometedor, hoy el futuro ya llegó y siento un poco de angustia y culpa al pensar cómo serán las cosas dentro de 30 o 40 años, ¿sufrirá mi hija consecuencias por los desarreglos climáticos?. Ojalá podamos hacer lo necesario a tiempo…
      Abrazos

  4. Nora Diaz says:

    Hay que poblar la Patagonia. Año 1947 mas o menos, cuando venian desde Europa tantos inmigrantes, y todos querian quedarse en las gandes ciudades. pero se los traía con la condicion de que poblaran lo despoblado trabjando las tierras inospitas del sur.
    Tus fotografias siempre espléndidas. nos muetan que hay ma patria que la que vemos a diario. Gracias por comprtirlas !!!!

  5. Totalmente de acuerdo. Yo tambien creci escuchando eso de que “hay que poblar la Patagonia” (chiste que hacian mis viejos para explicar porque 4 hijos). Y hoy en dia, cuando vuelvo de visita… tengo esa cosa posiblemente contradictoria de querer que el lugar y sus pobladores progresen, pero el deseo de ver que la naturaleza se deja intacta.
    Seguro que se puede pero por lo general la sociedad actual (mundial) prefiere el camino corto y mas efectivo (mas $$) a proyectos sustentables que requieren mas inversion.
    De todas maneras… que bella la Patagonia. Alli volvere algun dia a instalarme…

    • Qué difícil, ¿cierto?. Todavía no tenemos las respuestas claras a esos interrogantes, ojalá las encontremos.
      Me imagino tus ganas de volver, siempre está presente tu tierra en tus comentarios, espero se cumplan tus planes.

Dejar una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: