Aprender a hacer equilibrio

“Podemos borrar o confundir las huellas de una vida, pero las llevamos a cuestas.”Rosebud, Osvaldo Soriano.

Mi viejo decidió que era tiempo de que yo aprendiera a hacer equilibrio en la bici y me llevó al aeropuerto de Roca. Le quitó las rueditas laterales y me sostuvo de mi campera con su mano mientras yo pedaleaba, intentando lo que a mí me parecía imposible. Luego de un rato me di cuenta que en realidad no me estaba sujetando y que iba haciendo equilibrio por mi cuenta. Qué sensación de libertad, la siento todavía hoy… En esa época no había alambrado perimetral y se podía recorrer sin restricciones la pista asfaltada. Anduve de acá para allá lo más que pude, y en un momento me excedí con la velocidad. Sin dudarlo apreté con fuerza el freno delantero; instantáneamente la bici hizo una pirueta que me largó directo al asfalto, donde aterricé con mi cara. Recuerdo la expresión de susto de mis viejos mientras me llevaban a la clínica para curarme.

Anochece en el valle y me encuentro en el mismo lugar pero alejado muchos años de aquel momento. Una sucesión de recuerdos pasan por mi mente, mientras la Luna y Venus se lucen en el horizonte patagónico:

Anochecer en aeropuerto de roca con luna y venus. Aprender a hacer equilibrio.

Muchas gracias por mirar.

Mariano

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!
A %d blogueros les gusta esto: