Su mamá trabajaba como criada en una estancia perdida entre el mar y los Andes santacruceños. Era de tez morena, pelo oscuro y lacio, rostro anguloso, hermosos rasgos tehuelches.