Darwin, recordando su paso por la Patagonia en el libro El viaje del Beagle (1836), escribió que frecuentemente cruzaban por sus ojos imágenes de esas tierras desérticas, que sólo podían ser explicadas por palabras negativas como la falta de agua, de árboles, de habitantes… Y que no...