Desandando unos kilómetros en dirección a Zapala, llegamos al arroyo Carreri. Ya era de noche y hubo que buscar en la oscuridad la bajada hacia el cauce. No había viento y nos rodeaba la tranquilidad. A medida que avanzábamos podíamos escuchar la conversación que tenía un grupo de...