Hace un año nos preparamos para no dormir una noche y poder presenciar un eclipse lunar. En la Patagonia iba a ser plenamente visible, y encima el pronóstico nos favorecía: despejado, sin nubes. Pero iba a estar fresco. Con un grupo de amigos salimos muy abrigados en dirección a las Tres Cruces...