Unas palabras a favor de la Naturaleza

«Quiero decir unas palabras a favor de la Naturaleza, de la libertad total y el estado salvaje, en contraposición a una libertad y una cultura simplemente civiles; considerar al hombre como habitante o parte constitutiva de la Naturaleza, más que como miembro de la sociedad.»
Caminar (1861), H. D. Thoreau.

Hay unos 117 km en línea recta desde el lugar donde saqué la foto, en bajada de Collón Curá, hasta el volcán Lanín que está en plena cordillera. La única intervención humana importante en todo ese trayecto es Junín de los Andes, del que se alcanza a ver un pequeño resplandor a la derecha y abajo del Lanín. Después cada tanto hay algún poblador en las estancias. La Patagonia es inmensa, agreste y muchas veces desolada.

Volcán Lanín en la estepa nocturna. Unas palabras a favor de la Naturaleza.

Recuerdo la frase «Hay que poblar la Patagonia», ahora casi olvidada pero que escuché mucho durante mi vida. La idea sin embargo no se abandonó, sólo cambió de nombre. Viene sin dudas desde la perspectiva de ver el desarrollo de una sociedad a través de su expansión ilimitada explotando recursos que supuestamente también serán ilimitados. La Patagonia tiene una baja densidad poblacional y muchos recursos minerales, pesqueros, valles fértiles, paisajes hermosos; y según el criterio que mencionaba, está siendo «desaprovechada». En cambio, en base a lo que he visto a lo largo de mi vida, me parece que nada está más lejos de la realidad. La injerencia humana trae cada vez más consecuencias negativas en el entorno. Las personas al agruparse en ciudades que no tienen límite a su expansión, se aíslan de la naturaleza y la ignoran. Un problema que veía Thoreau ya a mediados del siglo XIX.

El calentamiento global, la superpoblación, la extinción masiva de especies, el agotamiento de los mares, los desechos de nuestra civilización que llegan hasta el último rincón del planeta, nos hablan de la necesidad de imponernos un límite. Nuestro sistema económico actual nos alienta al exceso. Somos el cáncer de nuestro planeta. El cambio empieza por cada individuo. ¿Somos parte de una sociedad o antes que todo de la Naturaleza?. ¿Estaremos a tiempo?.

Gracias por mirar y leer.

Mariano