Unas palabras a favor de la Naturaleza

«Quiero decir unas palabras a favor de la Naturaleza, de la libertad total y el estado salvaje, en contraposición a una libertad y una cultura simplemente civiles; considerar al hombre como habitante o parte constitutiva de la Naturaleza, más que como miembro de la sociedad.»
Caminar (1861), H. D. Thoreau.

Hay unos 117 km en línea recta desde el lugar donde saqué la foto, en bajada de Collón Curá, hasta el volcán Lanín que está en plena cordillera. La única intervención humana importante en todo ese trayecto es Junín de los Andes, del que se alcanza a ver un pequeño resplandor a la derecha y abajo del Lanín. Después cada tanto hay algún poblador en las estancias. La Patagonia es inmensa, agreste y muchas veces desolada.

Volcán Lanín en la estepa nocturna. Unas palabras a favor de la Naturaleza.

Recuerdo la frase «Hay que poblar la Patagonia», ahora casi olvidada pero que escuché mucho durante mi vida. La idea sin embargo no se abandonó, sólo cambió de nombre. Viene sin dudas desde la perspectiva de ver el desarrollo de una sociedad a través de su expansión ilimitada explotando recursos que supuestamente también serán ilimitados. La Patagonia tiene una baja densidad poblacional y muchos recursos minerales, pesqueros, valles fértiles, paisajes hermosos; y según el criterio que mencionaba, está siendo «desaprovechada». En cambio, en base a lo que he visto a lo largo de mi vida, me parece que nada está más lejos de la realidad. La injerencia humana trae cada vez más consecuencias negativas en el entorno. Las personas al agruparse en ciudades que no tienen límite a su expansión, se aíslan de la naturaleza y la ignoran. Un problema que veía Thoreau ya a mediados del siglo XIX.

El calentamiento global, la superpoblación, la extinción masiva de especies, el agotamiento de los mares, los desechos de nuestra civilización que llegan hasta el último rincón del planeta, nos hablan de la necesidad de imponernos un límite. Nuestro sistema económico actual nos alienta al exceso. Somos el cáncer de nuestro planeta. El cambio empieza por cada individuo. ¿Somos parte de una sociedad o antes que todo de la Naturaleza?. ¿Estaremos a tiempo?.

Gracias por mirar y leer.

Mariano

Paso de altura hacia Mencué

La semana pasada publiqué una entrada sobre una salida fotográfica que hicimos cerca de Piedra del Aguila. Recorrimos un camino rural que tiene un paso de altura hacia Mencué, un pequeño pueblo en la estepa patagónica. Desde Piedra se sale en dirección al embalse de Piedra del Aguila, luego hay que cruzar el puente aguas abajo del mismo (ingresando a la provincia de Río Negro) y doblar inmediatamente a la izquierda para entrar en este camino rural, que pronto inicia una subida muy pronunciada hasta aproximadamente 950 msnm. ¡Desde aquí podemos ver toda la provincia de Neuquén!, unos 150 km en línea recta. Cerca nuestro el límite Este conformado por el río Limay y sus represas; toda la zona esteparia intermedia; la pre cordillera; y al Oeste, limitando con Chile, el Volcán Lanín en plena cordillera de los Andes. Esto es posible porque este paso de altura y los cerros circundantes fueron millones de años antes de los Andes una cordillera elevada también, en la época que reinaban los dinosaurios. El tiempo hizo que se fuera erosionando hasta los niveles actuales, pero conservando aún una altura considerable.

Éste es el mapa del recorrido en Google Maps, haga click para que se abra en una ventana nueva del navegador.

En esta primer foto se aprecia lo alto del camino, y al fondo la Sierra del Chachil, parte de la pre cordillera andina:

Curva y bajada hacia la represa de Piedra del Aguila. Paso de altura hacia Mencué.

Claudio fotografiando el atardecer sin perder de vista su mate:

Fotografiando el atardecer

Mientras esperábamos la noche, los últimos rayos de sol iluminaron este hermoso cactus:

Cactus al atardecer

En esta foto se ve en primer plano uno de los cerros por los que sube el camino rural, en un segundo plano las torres de alta tensión que salen desde el embalse, y por último cerros pre cordilleranos justo antes del Volcán Lanín. Es una imagen HDR, producto de la unión de tres fotografías con distinta velocidad de exposición cada una:

Volcán Lanín y camino rural

Como suele suceder en nuestra Patagonia, los cielos son parte del paisaje, enmarcando al volcán Lanín en este atardecer tranquilo:

Volcán Lanín al atardecer

El lago de la represa de Pichi Picún Leufú tiene su encanto, con playas aisladas y arenosas, ideales para llegar navegando y pasar el día en soledad. En la foto aparece cortado en tres partes debido a la interposición de cerros elevados. En el horizonte aparecen nuevamente las Sierras del Chachil en toda su extensión. Estas sierras se originan cerca del paraje de Primeros Pinos:

Lago Pichi Picún Leufú y Sierra del Chachil

A pesar del frío intenso nos quedamos hasta que cayó la noche, porque sabíamos que valía la pena fotografiar la Vía Láctea desde esta zona alta y libre de contaminación lumínica. La foto que sigue a continuación es una exposición prolongada de 30 segundos, 28mm de longitud focal, apertura f/4 y una sensibilidad de ISO 3200. Para conseguir una iluminación uniforme le pedí a Claudio que se oculte detrás de la puerta delantera de la camioneta, y la abra 5 segundos antes que termine de exponerse la imagen para que se encienda la luz interior del vehículo y le dé mayor interés al primer plano:

Vuelta por el Universo. Vía Láctea y Volkswagen Amarok.

Volvimos muy conformes con las fotos que habíamos sacado, y con intención de seguir explorando la ruta provincial neuquina número 50, cercana a Piedra del Aguila también. Pero esa es otra historia.

Muchas gracias por leer.

Mariano